Ahora que muchos presupuestos son ajustados, es natural tratar de obtener el mejor precio para lo que necesitamos.Ya se trate ropa, comidas, teléfonos, etc – todos buscamos comparar los proveedores para asegurarnos de obtener el mejor precio posible.

Sin embargo – cuando se trata de “Servicios” – la comparación de un servicio en particular ofrecido por diferentes profesionales no es tan claro ya que existen algunas variables a considerar. Es claro que entendemos que no dejaríamos al cuidado a nuestros hijos del cuidador más barato, sino del más capaz, por poner un ejemplo. En el caso de la veterinaria clínica de pequeños animales es igual.

Ninguno de nosotros trabaja de forma gratuita por lo que los costes de mano de obra siempre se incluyen. Esto significa que las diferencias en el precio se deben principalmente a lo que rodea el servicio.
Si tomamos por ejemplo la cirugía de esterilización, comprenderemos las diferencias y por qué se puede reducir al mínimo los precios: Nuestras estimaciones de los honorarios para esterilizar un animal incluyen:

  1. Análisis de sangre pre-anestésico – para verificar si existen problemas internos que puedan afectar la seguridad de la anestesia.
  2. Tratamiento intravenoso de líquidos – para ayudar a mantener la presión arterial y la temperatura durante todo el procedimiento. También les ayuda a despertar más suavemente sin sentir náuseas ni estar deshidratados.

Al eliminar estos dos elementos ya hemos reducido nuestros costes en alrededor de 100.00 €.

Entonces, ¿dónde podemos ahorrar dinero?

  • Podemos eliminar la supervisión de un profesional a su mascota durante la anestesia. (Ahorramos costes laborales).
  • Podemos administrar los anestésicos más baratos. Ahorramos unos cuantos euros.
  • Podemos dejar de lado medicamentos que quiten el dolor incluidos en la pre-medicación. Ahorramos otros pocos euros.
  • Podemos ahorrar en los kits estériles del instrumental quirúrgico preparados individualmente compartiendo un kit entre muchos
  • pacientes o apenas desinfectándolos en lugar de abrir otro. Ahorramos al menos 20€.
  • Podemos eliminar la supervisión electrónica vital de su mascota que monitoriza los signos vitales tales como respiración, frecuencia cardíaca y presión arterial durante la intervención quirúrgica.
  • Podemos eliminar el coste de los guantes estériles, mascarillas y batas que ayudan a minimizar la contaminación de la herida abierta que creamos. Ahorramos otros pocos euros.
  • Podemos ahorrar las medicaciones para los días posteriores. Otros pocos euros más.
  • Podemos utilizar materiales de sutura más obsoletos.
  • Podemos dejar a su perro recuperarse después del procedimiento sin supervisión. Una vez más ahorramos en costes de mano de obra.

Si hacemos esto – sin duda se convertiría en una buena opción para tener un precio más barato para esterilizar su mascota.

El hecho triste es que el dueño de la mascota no tiene ni idea de lo que sucede de puertas para adentro.

Nada de lo que se menciona arriba lo sabrás cuando recojas a tu perro después de la operación. Aceptas el hecho de que tu perro estará un poco desorientado y dolorido después de la cirugía y no debería ser así.

Te sentirás contento porque has conseguido un fantástico precio, sin embargo, tu perro paga el precio final a través de su sufrimiento innecesario.

Lo sentimos si todo esto suena un poco duro, pero realmente no hay otra manera de conseguir que se entienda. Demasiadas veces escuchamos a la gente cantar las alabanzas de los low cost diciendo cuan cuidadosos y compasivos son, simplemente porque son tan baratos.

En nuestra opinión no hay nada compasivo en hacer recortes que afecten directamente a la seguridad y bienestar del animal bajo cuidado veterinario. En última instancia, la elección final es tuya.