Una de las enfermedades más temidas y más habituales en el conejo es la encephazilotozoonosis.
Se cree que la mitad de los conejos domésticos tiene el parásito aunque sólo unos pocos tienen síntomas. Se transmite por la orina y también via fetal.

También el hombre puede afectarse, sobre todo, personas inmunodeprimidas. Los síntomas más habituales son inclinación o ladeo de la cabeza y andar en círculos. También afecta al ojo pudiendo producir cataratas y uveitis, además de al riñón, hígado…
Se trata con antiparasitarios, pero solo frenan el crecimiento del parásito, siendo el sistema inmunitario del animal el que lo expulsa. Por eso, la infección en animales inmunodeprimidos es fatal.
Conclusión: lleva a tu conejo al veterinario para revisiones periódicas, desparasitalo y cuida su salud, es importante para ti y los tuyos.