La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que fundamentalmente implica pérdida de movilidad de las mismas y dolor. Aparece en cualquier articulación del organismo del animal, pero su gravedad se acrecienta con el tiempo y suele ser más precoz en razas grandes.
Rara vez el propietario es capaz de interpretar correctamente los signos tempranos de la enfermedad. Nuestra mascota pasea menos y se tumba más, sale a la calle y no interacciona con otros. Se queda mirando cómo juegan. Le cuesta mucho levantarse cuando está tumbado..
Pensamos que este comportamiento se debe a que es mayor y que debe ser normal. Pero no es así.
En el caso del gato estos síntomas aparecen a partir de los 14 años y tampoco los relacionamos.
Cuando el proceso avanza el perro no puede subirse a los sitios, no salta, no corre y empieza a tener debilidad en la parte posterior sobre todo.
Debemos identificar los signos lo antes posibles y actuar para que el proceso se frene en lo posible.
Los condroprotectores son sustancias que evitan el envejecimiento del cartílago de la articulación. Contribuyen a ralentizar la artrosis y el dolor que produce.
El uso de analgésicos debe ser siempre monitorizado por el veterinario para precisar la dosis de la que haremos uso en cada paciente.
Hay otras terapias alternativas como la fisioterapia y la acupuntura que mejoran también esos signos. No dejes de consultar con nosotros para cualquier duda, tu Veterinario en Coslada.