En verano las altas temperaturas hacen que los golpes de calor sean frecuentes

Los perros sensibles como los humanos a los golpes de calor. Pero como no transpiran ,es para ellos más difícil regular la temperatura corporal . Cuando la temperatura exterior es alta y el perro realiza ejercicio, puede subirle hasta los 43 ºC por esta dificultad para regular su temperatura . Por este motivo, hay que tener especial cuidado cuando los grados suben.

Cómo actuar

Un perro puede sobrevivir a la falta de alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo, es posible que muera.
Si vemos a nuestro perro jadear en extremo, postrarse y no querer andar, hiperventilar, es muy posible que esté sufriendo un golpe de calor. Tenemos que buscar medios rápidamente para disminuir su temperatura corporal. Toallas mojadas, restregar hielo por su cuerpo, ponerlo a la sombra e irle ofreciendo agua poco a poco. Es importante acudir a un veterinario tras enfriarle. El golpe de calor puede haber alterado su función renal y conviene evaluarle.

Prevención

Para evitar las consecuencias del calor en nuestras mascotas, conviene:
• No salir a hacer ejercicio o a pasear con el perro durante las horas del día de más calor.
• Procurar que el perro tenga siempre agua limpia y fresca a su disposición, durante todo el año, aunque no haga calor.Llevar una botella de agua para él durante el paseo.
• Si se nota que el perro tiene mucho calor, refrescarle el cuerpo y la cabeza con agua.
• El aire acondicionado también es adecuado para los perros. Si se tiene posibilidad de tenerlo, el perro también lo agradecerá.
• No dejar nunca a los perros sin sombra, expuestos al sol sin posibilidad de refrescarse.
• Mucho cuidado con el coche. Un coche al sol actúa como condensador del calor y en pocos minutos su perro puede morir.

No dejes de consultar con nosotros para cualquier duda, tu Veterinario en Coslada.